Manualidades

Halloween: naranja Jack O’Lantern

¡Hola mentes cretivas!

Todos conocemos, ya sea por las películas, series o Pinterest como decoran las casas a lo grande en Halloween en EEUU: todo el barrio lleno de calabazas, lápidas, telarañas y demás atrezzo digno de cualquier película de terror. Creo que todos tenemos en la cabeza imágenes como esta. Aquí, aunque ya os dije en el post anterior que en algún momento de la historia Halloween fue también una tradición, queda aún mucho (muchísimo), para llegar a semejante despliegue de medios.

Hoy os traigo mi pequeña aportación para que todos aquellos que son reacios a esta fiesta sientan lo divertido que puede ser preparar ese momento en que “los espíritus del otro mundo vienen a visitarnos”. Y qué mejor manera que trasladando la típica calabaza (también llamada Jack O’Lantern) a un formato reducido para que nadie tenga que invertir la mitad del espacio de su casa.

 

JackTCR

 

Lo mejor de todo es que casi no necesitamos materiales: nada más que una naranja, un cuchillo, un rotulador, alguna herramienta para ayudarnos a sacar toda la pulpa y, por supuesto, una vela que deje bastante espacio, hacia los laterales y hacia arriba, si es real o una que encaje bien dentro si es LED.

Lo único malo con respecto a la calabaza es que apenas dura 24 horas sin empezar a deformarse (lo que tarda en empezar a secarse). Por eso las veo ideales para poner solamente el propio día de Halloween o si hacemos, por ejemplo, alguna fiesta. Se pueden preparar hasta una semana antes y guardarlas en el congelador sin que se estropeen (no recomiendo tenerlas más, pues se empieza a resecar). Las sacaremos cuando las queramos usar y estando aún congeladas podemos ponerles la vela (de hecho al estar congeladas durarán más). Veréis también el olor a naranja que vais a tener en casa. ¡Increíble!

No lo hago en el vídeo, pero si vuestra naranja es muy redonda y no se tiene en pie podéis hacerle una base con un poco de silicona transparente o cualquier cosa que se os ocurra… ¡Sed creativos! 😉

La verdad es que es tan sencilla de hacer que no tenía muy claro si hacer un tutorial en vídeo, aunque al final lo he hecho por si a alguien le apetece verlo.

 

 

Me encantaría que si hacéis una naranja de Halloween me madáseis una foto de vuestro diseño (me consta que entre mis seguidor@s hay unos cuantos manitas) a cualquiera de mis redes sociales (facebook, instagram, twitter) o me comentéis qué os parece esta fiesta en los comentarios del blog (ya sabéis que me encanta leeros). También podéis ir a ver otras cosas que he hecho a mi canal de YouTube.

 

¡Nos vemos en el próximo post! 😀

Halloween: 3 ideas para decorar nuestra casa

¡Hola mentes creativas!

Como os dije en el post anterior, se acerca Halloween y durante estas semanas os voy a ir trayendo unos cuantos posts con ideas tanto de manualidades para decorar la casa como de recetas terroríficas…

 

Halloween TCR

 

Para ponernos en situación vamos a comenzar con un poco de historia:

Aunque Halloween es una fiesta recientemente (re-) adoptada en España, tiene siglos de historia. Sí, siglos, y sí, en España. Esta fiesta es de origen celta y es por todos conocido que nuestro país tiene muchos lazos con ese pueblo (astures, cántabros…). En el siglo XVIII muchas de las tradiciones que hoy conocemos (calabazas talladas, que los niños pidan comida por las puertas…) ya se hacían por aquí.

Su origen es la celebración el Samhain. Es decir, el fin de la cosecha y el Año Nuevo celta. Durante esta fiesta creían que la línea con el otro mundo se estrechaba y que por ello los espíritus podían pasar a nuestro mundo, utilizando máscaras para ahuyentar a los malos (¿a qué suena parecido a nuestro Halloween actual? Obviamente sin el temor real de que nos visite nadie…)

Su nombre se debe, según Wikipedia, a la “contracción de All Hallows’ Eve” cuyo significado es, literalmente, víspera de Todos los Santos.

 

Y después de esta lección de historia, ¡vamos al lío!

Como habréis visto en el título hoy os traigo 3 ideas muy fáciles para que decoréis vuestra casa sin gastaros mucho. Además pasaréis un buen rato preparando las manualidades, que podéis hacer con vuestros peques (si tenéis).

 

Halloween TCR

 

Utilizaremos cosas que tenemos normalmente por casa: cartulina, tijeras, un tarro de cristal (el mío por ejemplo, es de un yogur)… así que no hay excusa que valga para no hacerlas.
Os dejo aquí abajo el vídeo con la explicación de las tres manualidades de halloween: una vela ensangrentada, murciélagos para decorar nuestra la pared y un portavelas-momia (la intención era dar miedo, pero a mi me da ternura jaja).

 

 

 

Por supuesto podéis hacer las variaciones que queráis y yo estaré encantada de que me mandéis una foto a cualquiera de mis redes sociales (facebook, instagram, twitter) o me comentéis qué habéis cambiado en los comentarios del blog (¡me encanta leeros!) o en mi canal de YouTube. Esta comunidad se trata de que nos demos muchas ideas creativas.

 

¡Nos vemos en el próximo post! 😀

Caja de origami facilísima

¡Hola mentes creativas!

 

Hoy vengo a enseñaros cómo hacer una caja de origami o, como se dice en español, papiroflexia (es decir, que solo necesitaremos papel para hacerla, ningún tipo de pegamento, ¡bieeeen!).

 

Caja origami TCR

 

Me encanta el origami. ME ENCANTA. ¿Por qué? Pues porque soy un poco manazas y suelo manchar todo con pegamento cuando tengo que usarlo y odio la sensación de estar pegagojsa. Porque solo necesito un trozo de papel (sí, solo un trozo de papel) y me encanta hacerlo cuando estoy esperando a alguien en la calle y así no aburrirme.

Una vez que empiezas es un vicio. Ya os lo enseñé en el primer vídeo/post que hice, ya que no solo vale para hacerlo en una servilleta, si no que podéis hacerlo con un folio, con los envoltorios de los chicles, con los tickets de la compra (¡llena tu vida y tu bolso de corazones de papel!)… Engancha la sensación de no-dependencia de mil herramientas para hacer algo bonito.

 

Bueno, vamos al lío. Para hacer esta caja solo necesitáis un par de folios (en este caso los use de colores, porque así me organizo mejor y quedan más bonitas) cortados en forma de cuadrado. El más grande que podéis sacar de un folio A4 es el de 21x21cm, que es el que yo he usado junto con otro 1 cm más pequeño. Esto es así para que luego la base y la tapa de la caja encajen, si fueran del mismo tamaño no lo harían y si fuera uno mucho más pequeño que el otro se saldría la tapa.

 

Desde que descubrí estas cajas las tengo por toda la casa: las uso para meter caramelos, para poner botones y útiles de costura, para meter los washi tapes, para cuando quiero hacer un regalo pequeño, etc. Podéis hacerlas de colores como yo para distinguir unas de otras al organizaros o podéis ponerle etiquetas con lo que llevan dentro (sobre todo si tenéis una buena caligrafía).

Ya no hay excusas para no ser organizado 🙂

 

Os dejo con el paso a paso de la caja en este vídeo.

 

Si te gusta y quieres ver más puedes suscribirte a mi canal y hacerme muy feliz 😀

 

¡Nos vemos, creativos!

Pompones de papel con servilletas

¡Hola de nuevo, mentes creativas!

 

Hoy os traigo unos pompones de papel, muy fáciles y rápidos de hacer y con materiales que tenemos todos por casa.

Pompones TCR

Estos pompones son ideales para decorar fiestas, poniendo varios en forma de guirnalda o colgados individualmente del techo.

También pueden servirnos como decoración de casa, para dormitorios (quedan muy bien en tono pastel en las habitaciones de los niños, todo muy Pinterest) o para el salón (al ser de papel no recomiendo ponerlos en sitios como el baño, por muy monos que sean).

 

Solo vamos a necesitar:

Papel de seda o servilletas: para hacer los pompones con papel de seda necesitaremos un mínimo de 10 hojas, si no nos quedarán huecos entre ellas y no quedará bonito. Hay que tener en cuenta el uso de los pompones: no es lo mismo ponerlos contra un pared que colgarlos del techo. Para la primera opción en vez de hacerlos con forma esférica los haremos semicirculares y así todo el volumen quedará hacia afuera, haciéndolos más espectaculares.
Si optamos por hacerlos con servilletas tenemos que tener en cuenta que cuantas más capas tengan más voluminosos van a quedar nuestros pompones. Si no, en vez de usar una, usaremos varias. Se puede hacer tanto con servilletas de mesa (las típicas cuadradas) como con servilletas a las que yo llamo “de llorar” (cómo me han afectado las películas americanas), que son las que vienen en una caja, popularmente (o no tan popularmente) llamadas tissues.
Cuerda: la que siempre uso y que me tiene enamorada, de Tiger (1€ el rollo)
Tijeras: para cortar los laterales. En el vídeo lo hago redondeado con el papel de seda y recto con la servilleta, pero os dejo otras dos ideas para los pompones, una en forma de corazón y otra en triángulo:Pompones TCR

 

Y sin más os dejo el paso a paso de los pompones:

 

 

¡Espero que os hayan gustado estos pompones!

 

Tarjeta para el Día del Padre

Hola, mentes creativas!

Después de un parón, en el que la gripe no me dejaba ponerle la voz en off decentemente a los vídeos (entiéndase decente como  no parecer el monstruo de debajo de la cama llamando a sus víctimas), volvemos con esta tarjeta para el día del padre.

 

Tarjeta padre

Se trata de una tarjeta en forma de camisa, con su corbata y sus botones. Me parece una manualidad sencilla para hacer con niños, ya que aunque yo uso la regla para que quede lo más perfecto posible, no es imprescindible y le dará un toque más casero a la tarjeta (que se note que nos lo hemos currado con nuestras manitas).

La corbata es lo más lioso de hacer y no sé si llegué a explicarlo bien con palabras, pero creo que las imágenes del vídeo lo dejan bastante claro. Es el único punto difícil de la tarjeta, el resto será “pegar y cantar”.

Tarjeta padre

Para hace la tarjeta sólo necesitaremos lo siguiente:

Cartulina DINA4 (para una tarjeta de tamaño normal, si la queréis más grande/pequeña pues que sea en proporción)

Hoja de 15×15 cm: yo en este caso he usado un folio de color azul cortado en esa medida, pero podéis usar un folio normal y pintarlo o lo que se os ocurra, ¡imaginación al poder!

Dos botones: a poder ser que no pesen mucho, ya que si no se nos doblará el cuello de la tarjeta hacia abajo. Por lo demás pueden ser del color/forma que queráis. También podéis fabricar unos botones falsos con goma eva, por ejemplo, y así los podéis decorar como queráis.

Tijeras, lápiz, pegamento y regla

 

Y aquí os dejo el vídeo con el paso a paso:

 

Esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado. La semana que viene subiré un postre especial para el Día del Padre. Muy rico y muy fácil 😉

 

¡Nos vemos en el próximo post!

🍰🍓SUSCRÍBETE 🍎🍧

Suscríbete al blog más creativo



_________________________