Recetas

Mousse de limón en tartaletas

¡Hola mentes creativas!

Hoy vamos a preparar una receta fresquita y ligera que gustará a todo el mundo: mousse de limón en tartaletas de masa quebrada.

Mousse de limón

Los que lleváis un tiempo por aquí sabéis que el chocolate es mi pasión, pero últimamente me ha dado fuerte con el limón. Es un sabor menos empalagoso e imagino que por eso todos los postres que lo llevan han resultado ser un éxito a mi alrededor (les tenía un poco hartos con el chocolate, todo hay que decirlo jaja).

Hace más o menos un año os subí la receta del mousse de chocolate y nubes de Nigella, así que pensé que si el sabor del limón también tiraba tanto tenía que tener en el blog una receta de mousse, que fuera fácil y que no llevara muchos ingredientes.

Ese es precisamente el problema en muchas recetas que hay en internet: llevan muchos ingredientes, tardas horas en hacer la receta y encima no son nada fáciles. Así que trasteando un poco por la cocina se me ocurrió esta receta de mousse de limón y cuál fue mi sorpresa al ver que estaba buenísima y no había invertido en ella más de 20 minutos (sin la hora de nevera).

Imagino que ya estáis deseando verla así que ¡vamos allá!

 

 

INGREDIENTES

  • 300 ml de nata o crema para batir fría
  • 270 gramos de leche consensada
  • 150ml de zumo natural de limón (sin pulpa)
  • Tartaletas dulces de masa quebrada
  • Frutas para decorar

 

  1. Pondremos la nata bien fría en un bol y la batiremos con unas varillas hasta que esté semimontada. (Nota: en el vídeo me pasé y la monté casi entera. Realmente no pasa nada, pero a la hora de integrar los ingredientes tuve que insistir bastante).
  2. Por otro lado pondremos la leche condensada en un bol junto con el zumo de limón y removeremos hasta que se junten.
  3. Integraremos la nata con la mezcla de leche condensada y zumo con movimientos envolventes para que no se baje.
  4. Con ayuda de una cuchara iremos poniendo la mousse en la tartaletas. Tendrá una consistencia parecida a la del yogur, pero después de 1 hora en la nevera se quedará firme y esponjosa como una mousse. Decoraremos con frutas si queremos y ¡listo!

 


 

La cantidad os dará para unas 36 tartaletas pequeñas o 6 copas, por lo que si necesitáis menos tendréis que dividir la cantidad de ingredientes. Podéis conservarlas en la nevera durante 3-4 días (si es que llegan 😝).

 

Si te animas a hacer alguna de mis recetas puedes compartir una foto en tus redes sociales y etiquetarme (Facebook, Instagram) y, por supuesto, no olvides suscribirte a mi canal de Youtube para no perderte ninguna vídeo-receta. 😘

¡Nos vemos en el próximo post!

 

Barritas de chocolate y OREO rellenas de caramelo

¡Hola mentes creativas!

Hoy vamos a hacer otra receta sin horno que podemos preparar ahora que ya nos da tanta pereza encenderlo: barritas de chocolate y galletas OREO rellenas de caramelo.

Barritas de oreo y chocolate

 

Como os decía, cuanto más se acerca el verano más pereza da encender el horno. Reconozco que ver las cosas cocinándose en el horno es uno de mis mayores entretenimientos en la cocina. Me quedo embobada viendo como las cosas van cambiando de forma, de tamaño, se van dorando… Ahora mucha gente estará pensando que estoy loca, pero es algo que me relaja muchísimo, podría estar horas mirando a través del cristal (por favor, si a alguien también le pasa esto que me diga que no estoy sola jaja).

En invierno, entre el calorcito del horno y la sensación de relajación que me produce, podría quedarme dormida perfectamente. Pero en verano es otra cosa. Me sigue encantando mirar pero, cuando me empieza a resbalar la primera gota por la frente, ya no es una sensación tan agradable jaja.

Por esa razón (y porque no todo el mundo tiene horno o le gusta usarlo) os he hecho durante estas semanas algunas recetas sin que tengáis que usarlo como es el caso de la de hoy.

La receta de hoy tiene todos los ingredientes para ser un éxito: chocolate y galletas OREO. Así que no os aburro más y ¡vamos allá con la receta!

 

 

INGREDIENTES

  • 1 paquete de galletas OREO
  • 50 gramos de mantequilla
  • Salsa toffee
  • Chocolate
  1. Trituraremos las galletas OREO con ayuda de una batidora hasta que las hagamos polvo.
  2. Derretiremos la mantequilla y se la echaremos a las galletas. Mezclaremos hasta que tenga la misma textura que la arena mojada.
  3. En un molde rectangular haremos una base con las galletas, prensándolas muy bien para que queden muy compactas. Echaremos por encima una capa de salsa toffee procurando que quede del mismo grosor en todos los lados y meteremos en la nevera durante una hora para que endurezca.
  4. Cuando haya pasado ese tiempo quitaremos el molde con cuidado de que no se nos rompa la base de galletas. Cortaremos tiras de unos 2 – 2,5 cm de ancho y luego esas tiras por la mitad para que nos queden de aproximadamente 10 cm de largo.
  5. Uniremos las tiras de dos en dos, de forma que quede la galleta por fuera y el caramelo en el centro. Las pondremos encima de una rejilla y echaremos chocolate derretido por encima intentando cubrir todos los lados. Dejaremos enfriar en la nevera y ¡ya las tendremos listas!

 


 

Espero que os haya gustado mucho la receta y que la llevéis a cabo porque ¡está buenísima! 

Si te animas a hacer alguna de mis recetas puedes compartir una foto en tus redes sociales y etiquetarme (Facebook, Instagram) y no olvides suscribirte a mi canal de Youtube para no perderte ninguna vídeo-receta.

 

¡Nos vemos en el próximo post!

Toffee o crema de caramelo

¡Hola mentes creativas!

Hoy os traigo la receta de salsa toffee o de caramelo, que es una salsa con el sabor de los tradicionales caramelos Solano (o los Werther’s Original).

Toffee casero

 

Es una receta muy versátil por la cantidad de usos que podemos darle: como relleno en bombones y chocolatinas, topping de helados y tartas… La semana que viene tendréis una receta para que veáis un ejemplo 😉

Como os he dicho antes tiene un sabor parecido a los caramelos Solano, aunque todo dependerá de lo tostado que dejéis el azúcar. En mi caso, como veis por el color oscuro, lo he tostado bastante (tostar no es quemar, ¡ojo!), ya que la receta que iba a hacer ya era bastante dulzona y no quería que empalagara. Cuanto más oscuro sea vuestro toffee (y repito, hay que tener cuidado de no quemar el azúcar), más sabor a tostado tendrá (se irá acercando al sabor del caramelo normal).

Yo he utilizado azúcar blanco, pero no hay ningún problema en usar azúcar moreno. Solo tenéis que tener en cuenta que ya partís de un sabor tostado, así que vigilad que no os quede con un sabor demasiado fuerte.

Una vez hecho os durará aproximadamente una semana en la nevera. Si lo vais a necesitar caliente, podéis volverlo a calentar en el fuego (yo prefiero evitar el microondas).

¡Vamos allá con la receta!

INGREDIENTES

  • 115 gramos de azúcar
  • 50 gramos de mantequilla
  • 200 ml de nata o crema para batir

 

  1. Comenzaremos poniendo en un cazo, preferiblemente alto, el azúcar y la mantequilla a fuego fuerte. No removeremos hasta que veamos que empieza a formarse el caramelo, pues si no podríamos integrar el azúcar en la mantequilla y que se disolviese.
  2. Cuando veamos que la mantequilla y el azúcar se están derritiendo y empezando a coger color removeremos para evitar que se nos queme y tostaremos hasta el punto deseado (cuanto menos tostado, más dulce).
  3. Una vez tengamos el caramelo a nuestro gusto incorporaremos la nata con mucho cuidado, porque puede ser peligroso. La nata comenzará a hervir rápidamente y se formarán muchas burbujas hacia arriba que pueden quemaros (de hecho, mientras grababa el vídeo, por estar mirando que estuviera enfocado me saltó una gota de toffee en la mano que me ha dejado un «bonito recuerdo»), por eso recomendé un cazo alto. Si se os solidifica el caramelo al echar la nata no pasa nada, removéis hasta que se disuelva. Para evitarlo tenéis que echar la nata más lentamente.
  4. Dejaremos en el fuego hasta que haya cogido la textura que queremos. Para mi la ideal es cuando tiene la consistencia de chocolate derretido, porque cuando se enfría queda una salsa cremosa.
  5. Meteremos el toffee en un recipiente hermético y dejaremos en la nevera hasta que vayamos a usarlo. ¡Listo!

 


 

¿Qué os ha parecido la receta? Fácil, ¿verdad? Si os ha quedado alguna duda podéis preguntármela en los comentarios o a través de mis redes sociales (Instagram, Facebook).

Y, como siempre os digo, para no perderos nada suscribíos al newsletter y a mi canal de YouTube.

 

¡Nos vemos en el próximo post!

Fudge de chocolate con leche y Lacasitos

¡Hola mentes creativas!

¿Cómo va la semana? Hoy os traigo una receta de esas que alegran cualquier pena 😍 : fudge de chocolate con Lacasitos.

Fudge de chocolate

 

Ya hacía un tiempo que no hacía ninguna receta chocolateada y eso, para mi que soy una fiel amante del chocolate, es pecado mortal.

Para quien no sepa qué es el fudge, es una especie de caramelo blandito de chocolate. Al cogerlo es firme, pero se muerde sin complicación y se derrite en la boca. No tengo ni idea de quién lo inventó, pero, desde aquí, GRACIAS, con mayúsculas.

El fudge más típico que se encuentra por Internet es el de galletas OREO, que es increíble, pero, como quería volver a mis queridos choco-postres, decidí hacerlo de chocolate con leche. Para darle un toque más crujiente le he puesto Lacasitos o grageas de chocolate que, bajo mi punto de vista, combinan a la perfección (y mientras escribo esto se me ocurre que con M&M’s tiene que estar de vicio también, a parte de darle otro sabor con los cacahuetes. ¡Me lo apunto para la próxima! :D)

Después de haberos abierto el apetito hablando tanto de chocolate… ¡Vamos allá con la receta! 👍

 

 

INGREDIENTES

  • 300 gramos de chocolate (yo usé chocolate con leche Valor, pero podéis usar negro si os gusta más)
  • 300 gramos de leche condensada
  • Lacasitos o grageas de chocolate

 

  1. Pondremos en un bol el chocolate y la leche condensada y llevaremos al baño María hasta que se haya derretido e integrado todo por completo. También podéis hacerlo al microondas, en intervalos de 30-40 segundos y removiendo bien para que no se queme el chocolate.
  2. Mientras tanto trituraremos un poco los Lacasitos con ayuda de un objeto contundente (como un rodillo), así quedarán más distribuidos en el fudge.
  3. Añadiremos los Lacasitos a la mezcla y la pondremos en un molde con papel encerado. Si queremos podemos decorar con más Lacasitos la parte superior.
  4. Dejaremos enfriar el fudge durante 24 horas en la nevera y ya podremos cortarlo en cuadraditos para disfrutar.

 


Fudge de chocolate

¡Y esto es todo por hoy! Si te atreves con la receta me encantaría que me enseñaras una foto compartiéndola en mis redes sociales (Instagram, Facebook). Además puedes suscribirte a mi canal de Youtube para no perderte ninguna de mis videorecetas.

 

¡Nos vemos en el próximo post! 💋

Croissants de hojaldre rellenos de chocolate

¡Hola mentes creativas!

Hoy os traigo la receta de uno de los postres franceses más conocidos: croissants de hojaldre rellenos de chocolate.

croissants2

 

En esta ocasión no os voy a enseñar cómo hacer el hojaldre, si no que partiremos de una base de hojaldre comprada o que previamente hayáis hecho si sois unos cocinillas. Si utilizáis una hecha por vosotros podéis jugar con el grosor de la masa para conseguir unos hojaldres más gorditos. ¡Eso sí! Hay que tener en cuenta que el tiempo de horneado aumentará, si no nos quedarán crudos por dentro.

Yo los he rellenado de crema de cacao porque me resulta más fácil para cerrarlos, pero podéis usar un trocito de chocolate de tableta y quedará igual de rico. También podéis improvisar con los rellenos siempre y cuando se puedan meter en el horno (la nata montada no, por ejemplo), tanto dulces (mermeladas, dulce de leche…) como salados (queso, jamón…). Podéis dejarlos vacíos y rellenarlos una vez horneados de cualquier cosa que os guste (o comerlos solos, que están buenísimos).

No les he puesto glaseado a mis croissants porque no me parece que le haga falta al espolvorearlos con azúcar, pero si os gusta ¡adelante!

 

¡Vamos allá con la receta!

 

 

INGREDIENTES

  • 1 lámina de hojaldre
  • Crema de cacao
  • 1 huevo
  • Azúcar glas

 

  1. Comenzaremos precalentando el horno a 210ºC.
  2. Cogeremos la lámina de hojaldre (preferentemente circular) y la cortaremos en 8 triángulos, haciendo dos corte en cruz y dos cortes en equis. Haremos un corte desde la base hasta 1/3 del triángulo, así no se deformarán los croissants al hornearlos.
  3. Pondremos un poco de crema de cacao en la parte superior de los triángulos y enrollaremos con cuidado de que no se salga la crema. Los colocaremos en una bandeja de horno y pintaremos con huevo batido. Si queremos podemos espolvorear con azúcar glas.
  4. Los hornearemos durante 20 minutos y los dejaremos enfriar sobre una rejilla antes de comer. ¡Listos!

 


 

No olvides que puedes compartir esta receta en tus redes sociales para que llegue a más gente. También puedes suscribirte a la newsletter del blog y a mi canal de YouTube para no perderte nada de nada.

 

¡Nos vemos en el próximo post!

 

🍰🍓SUSCRÍBETE 🍎🍧

Suscríbete al blog más creativo



_________________________