Recetas

Tartaletas de hojaldre con crema de limón

¡Hola mentes creativas!

 

Hoy os traigo una segunda propuesta para el Día de la Madre utilizando el lemon curd que os enseñé la semana pasada: tartaletas de hojaldre.

tartaletas4

 

Al igual que los pastelitos de nata, esta es una receta muy sencilla (más incluso), así que aunque os la enseño a pocos días del Día de la Madre vais a poder hacerla sin problemas.

Como siempre os digo podéis usar los rellenos que más os gusten para variar la receta a vuestro gusto, os di muchas ideas de rellenos aquí y aquí. La verdad es que no hay mucho más que decir sobre estas tartaletas, ya que son sumamente fáciles, así que voy a ir al grano…

¡Vamos allá con la receta!

 

Descargar receta

INGREDIENTES

  • 1 lámina de hojaldre
  • 1 huevo batido
  • Lemon curd
  • Frambuesas
  • Azúcar glass
  1. Comenzaremos precalentando el horno a 210ºC calor arriba y abajo.
  2. Cogeremos la lámina de hojaldre y con ayuda de un cortapastas redondo de 10cm iremos cortando círculos. A la mitad de los que nos salgan, y con ayuda de otro cortapastas redondo más pequeño, les quitaremos el centro (nos quedará con forma de donut).
  3. Pintaremos todos los círculos con huevo batido y meteremos al horno durante 10 minutos. Después dejaremos enfriar sobre una rejilla.
  4. Para montar las tartaletas solo tendremos que coger uno de los círculos completos y con ayuda de una manga con boquilla fina pondremos el lemon curd haciendo una espiral. Entonces pondremos encima uno de los hojaldres a los que habíamos cortado el centro y apretaremos un poco para que la crema se distribuya bien.
  5. Por último, en el círculo que queda en medio de las tartaletas pondremos 2-3 frambuesas y espolvorearemos con azúcar glass.

tartaletas3

En fin…  se entiende mejor viendo el vídeo, ya que escrito parece un lío total pero ¿a que era facilísimo? Y lo mejor de todo es que están buenísimas.

 

¡¡Si las haces me encantaría que me enseñaras una foto compartiéndola en mis redes sociales (Instagram, Facebook)!! Además puedes suscribirte a mi canal de Youtube para no perderte ninguna de mis videorecetas.

 

¡Nos vemos en el próximo post!

Lemon curd o crema de limón

¡Hola mentes creativas!

Se va acercando el calor (aunque parece que este año se está haciendo de rogar) y estoy desempolvando recetas fresquitas que poderos traer al blog y que mejor que empezar por este lemon curd o crema de limón.

 

 

Los curds son una especie de mermeladas de cítricos, con un sabor muy intenso. Se preparan con los jugos y ralladuras de frutas ácidas y se cuajan al baño María con huevo. Es por eso que no son tan duraderos como las mermeladas, ya que tienen una vida de unas dos semanas.

El lemon curd es tradicional en la hora del té en Inglaterra, untada en los típicos scones, así que si estábais pensando en preparar un té típico inglés, no puede faltaros esta deliciosa receta. Actualmente se utiliza en muchas otras cosas: rellenos de pasteles, coberturas de tartas… ¡Todos aquellos amantes del limón no vais a poder dejar de ponérsela a todo!

¡Vamos con la receta!

 

Descargar receta

INGREDIENTES

  • Ralladura de 2 limones
  • 150 ml de zumo de limón
  • 150 gramos de azúcar
  • 3 huevos
  • 50 gramos de mantequilla
  1. Comenzaremos rallando dos limones, con cuidado de no llegar a la parte blanca que es amarga. También exprimiremos limones suficientes para conseguir 150ml de zumo (en mi caso fueron 4 limones)
  2. Pondremos en un bol los huevos, el azúcar, el zumo y la ralladura, removeremos hasta que esté todo mezclado y pondremos al baño María sin dejar de remover.
  3. Una vez que haya espesado y tenga la consistencia de una mermelada, lo retiramos del fuego y lo colaremos para que nos quede una crema muy fina. Antes de que enfríe incorporaremos la mantequilla cortada en pequeños dados para que se derrita mejor.
  4. Dejaremos enfriar y pondremos en un recipiente hermético que guardaremos en la nevera un máximo de 2 semanas.

 


La crema más típica es el lemon curd, pero también la hay de naranja, mandarina, frambuesa o mango (¡este último tengo muchísimas ganas de probarlo!). Si queréis que haga la receta de estas variantes ponédmelo en comentarios (¡y si tenéis vosotros una receta ponédmela también para probarla!).

Recuerda que puedes seguirme en mis redes sociales (sobre todo Facebook e Instagram), donde comparto muchas más cosas que aquí, y en mi canal de YouTube.

¡Nos vemos en el próximo post!

Pastelitos de nata con frutos rojos

¡Hola mentes creativas!

Se acerca el Día de la Madre y quería traeros una receta muy fácil y rápida para que sorprendáis a vuestras madres (¡que bien se lo merecen!) sin que os cueste mucho esfuerzo: pastelitos de nata con frutos rojos.

 

Pastelitos

 

La receta no puede ser más fácil. De hecho lo único que hay que preparar realmente es el bizcocho. La receta del que os traigo hoy es la de la plancha de bizcocho genovés, que utilizo para hacer, por ejemplo, los brazos de gitano o el tiramisú.Es un bizcocho que solo lleva cuatro ingredientes (tres si no echáis la esencia de vainilla), por lo que no hay excusas para no prepararlo, ya que son, además, ingredientes comunes: huevo, azúcar y harina.

Yo he rellenado estos pastelitos de nata por ser el relleno más sencillo (se puede usar incluso nata de bote), pero podéis preparar el relleno que más os guste (o que más guste a vuestras madres): trufa, crema pastelera… Y si no os gusta la nata, pero tampoco queréis hacer un relleno complicado podéis usar la imaginación: Nutella, mermeladas, dulce de leche… ¡Hay infinidad de posibilidades que no llevan apenas trabajo!

Decidí decorar mis pastelitos con frutos rojos por arriba, pero podéis ponerlos también entre capas o poner otras frutas. Un par de ejemplos que a mi me gustan son las fresas con Nutella o el plátano con dulce de leche ¡Ñam!

Pero bueno, ¡vamos allá con la receta!

 

Descargar receta

INGREDIENTES

  • 4 claras de huevo
  • 4 yemas de huevo
  • 125 gramos de azúcar
  • 120 gramos de harina
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • Nata (más de 35% M.G.)
  • Frutos rojos

 

  1. Precalentaremos el horno a 180ºC calor arriba y abajo.
  2. Montaremos las claras hasta que este muy firmes. Podéis usar una pizquita de sal para que monten mejor. Batiremos por otra parte las yemas, el azúcar y la esencia de vainilla hasta que la mezcla haya blanqueado y doblado su volumen.
  3. Incorporaremos las claras a las yemas con movimientos envolventes hasta que estén integradas.
  4. Echaremos a la mezcla 125 gramos de harina tamizada y seguiremos removiendo con movimientos envolventes hasta que se haya mezclado todo bien.
  5. Pondremos la mezcla en una bandeja de horno extendiéndola con una espátula para que quede un bizcocho fino y hornearemos durante 8 minutos. Mientras tanto iremos montando la nata.
  6. Cuando el bizcocho esté frío cortaremos círculos con un cortapastas. Por último montaremos los pastelitos intercalando capas de bizcocho y de relleno. Decoraremos con frutos rojos y ¡listo!

 


 

Con esta cantidad me han salido tres pastelitos de tres pisos de 10 cm de diámetro. Si no tenéis cortapastas podéis hacer pastelitos cuadrados cortando el bizcocho con un cuchillo.

No olvides que puedes compartir esta receta en tus redes sociales para que llegue a más gente. También puedes suscribirte a la newsletter del blog y a mi canal de YouTube para no perderte nada de nada.

 

¡Nos vemos en el próximo post!

 

Cupcakes de vainilla

¡Hola mentes creativas!

Como os prometí la semana pasada, hoy os traigo la receta de mis cupcakes de vainilla natural que combinan a la perfección con la buttercream.

cupcakes TCR

La receta que os traigo hoy surge, como surgió la de la buttercream, de muchos e infructuosos intentos. De nuevo os digo que las recetas hay que tomarlas al pie de la letra. Yo solía ser (aún sigo siéndolo en algunas recetas, todo sea dicho) bastante pasota con eso de las cantidades, las temperaturas y los tiempos y lo hacía todo más o menos a ojo. Pero entonces descubrí la repostería creativa y ahí empecé a fracasar estrepitosamente en todas y cada una de las recetas: la buttercream me quedaba dura, los cupcakes secos… Hasta que probando, probando (y apuntándolo todo) fui dando con las recetas que os traigo aquí.

Mucha gente piensa que los cupcakes son magdalenas decoradas (yo misma en mis inicios veía el tema más o menos como en esta foto jaja), pero esto no es así y la diferencia está en el batido de la masa:

  • Magdalenas:  la masa se bate bastante para que que aparezcan burbujas y así queden esponjosas. Además, una vez horneadas, presentan copete.
  • Cupcakes: se intenta batir lo menos posible la masa, parando cuando los ingredientes están completamente integrados. Su característica principal es que están decorados con cremas y glaseados.
  • Muffins: se baten aún menos que los cupcakes, tiene que quedar una masa densa y no tiene que tener copete una vez horneado.

Con esta receta nos saldrán 16 cupcakes de tamaño normal. No he hecho pruebas dividiendo las cantidades para hacer menos por el tema del huevo, pero si alguien lo intenta ¡que me deje en comentarios el resultado!

Cuando los hagáis veréis que quedan extremadamente esponjosos y jugosos (¡no exagero!), prácticamente se deshacen al comerlos, por eso no recomiendo ponerles mucho peso encima con muchas decoraciones, pues se hundirían un poco. Tened en cuenta el tiempo de horneado, pues si no podrían secarse demasiado. A partir de los 20 minutos yo empiezo a controlarlos para no pasarme, ya que la humedad del ambiente también afecta al resultado.

¡Vamos con la receta!

Descargar receta

INGREDIENTES

  • 140 gramos de azúcar
  • 95 gramos de mantequilla
  • 170 ml de leche
  • 50 ml de aceite de girasol
  • 210 gramos de harina
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de yogur
  • 1 cucharada de polvo de hornear
  • 1 vaina de vainilla

Nota: Todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente (con sacarlos la noche antes será suficiente).

  1. Batiremos el azúcar y la mantequilla hasta que estén bien mezclados y tengamos una pasta.
  2. Incorporaremos el huevo, la leche, el aceite y el yogur sin dejar de batir. Ahora la mezcla tendrá un aspecto grumoso como si se hubiera cortado, pero es normal.
  3. Pondremos la levadura en la harina, removeremos y la iremos echando a la mezcla poco a poco sin dejar de batir. Observaremos que la mezcla pierde la consistencia grumosa y se vuelve lisa.
  4. Por último echaremos la mitad de las semillas que hayamos sacado de la vaina de vainilla a la mezcla y batiremos hasta que veamos que se han distribuido bien (no más, pues no se debe sobrebatir).
  5. Pondremos cápsulas en un molde de cupcakes  y los llenaremos hasta los 2/3 de su capacidad, pues crecerán durante el horneado. Llevaremos al horno, que habremos precalentado a 160 ºC, durante 30 minutos.
  6. Una vez fríos los decoraremos con buttercream de vainilla y confeti comestible.

¡Listos!

 


 

Alguna ocasión os he dicho que son necesarios unos cuantos instrumentos de cocina para hacer las recetas (tengo pensado haceros un post con los utensilios que considero esenciales), pero sin duda una báscula y un set de cucharadas medidoras están en los primeros puestos, sobre todo para este tipo de recetas con unas medidas tan concretas.

 

Recuerda que puedes seguirme en mis redes sociales (sobre todo Facebook e Instagram), donde comparto muchas más cosas que aquí, y en mi canal de YouTube.

¡Nos vemos en el próximo post!

 

Buttercream de vainilla natural

¡Hola mentes creativas!

Hoy os traigo una receta rápida pero muy versátil: buttercream o crema de mantequilla con vainilla natural.

buttercreamdevainillaTCR

 

La buttercream es una crema utilizada para rellenar y cubrir tartas y, por supuesto, decorar cupcakes. Tiene una textura firme pero en la boca es esponjosa y suave (aunque llena bastante). Como su propio nombre indica está compuesta por mantequilla y azúcar glass y, aunque pudiera parecer que solo va a sabernos a mantequilla dulce, nada más lejos de la realidad si sabemos darle sabor.

La receta de  buttercream de vainilla es un básico en mi cocina y a lo largo de los años he ido perfeccionándola. Recuerdo la primera vez que hice buttercream: un mazacote sólido e incomible, al que se le notaban grumitos de azúcar y era horriblemente dulce. Fue hace mucho años y no se me pasó por la cabeza que dejar la mantequilla a temperatura ambiente o utilizar azúcar glass industrial fuera algo tan importante. Creo que cometí todos los errores que se pueden cometer. Por eso intentaré dejaros bien claro los pasos a seguir para que os quede perfecta a la primera. De todas formas, si tenéis alguna duda podéis ponerla en los comentarios 😉

Volviendo al sabor, la que voy a enseñaros hoy es mi receta de buttercream con semillas de vainilla natural, que me parece infinitamente mejor que una hecha con extracto (la mayoría no aportan mucho sabor, a excepción de algunas de marcas especializadas).

 

Y sin perder más tiempo… ¡vamos con la receta!

Descargar receta

INGREDIENTES

  • 250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 500 gramos de azúcar glass industrial
  • 1 vaina de vainilla
  • Opcional: dos cucharaditas de leche

 

  1. Sacaremos la mantequilla del frigorífico la noche antes. Tiene que estar con una textura de pomada y que al tocarla se hunda el dedo. Esto es algo sumamente importante para que la receta salga perfecta.
  2. Pondremos la mantequilla en un bol y la batiremos durante medio minuto.
  3. Tamizaremos muy bien el azúcar glass (hasta dos veces si es necesario) e iremos incorporándola poco a poco a la mantequilla sin dejar de batir.
  4. Abriremos la vaina de vainilla, rasparemos las semillas y echaremos la mitad de las mismas en la mezcla. Batiremos lo justo para que todo quede bien mezclado y tenga un aspecto esponjoso, pero no sobrebatiremos la crema, pues el calor de las varillas puede cortarla.
  5. Opcional: Si nos ha quedado demasiado dura (sobre todo en invierno) podemos echarle dos cucharaditas de leche a la mezcla para obtener una crema más ligera.
  6. Utilizaremos para decorar inmediatamente después de hacerla. Es mejor no prepararla con mucho adelanto sino justo antes de servir.

La cantidad que nos sale con esta receta sirve para cubrir entre 16-18 cupcakes o una layer cake pequeña de menos de 20cm de diámetro, aunque esto siempre dependerá de la cantidad de crema que echéis (no es lo mismo hacer decoración vertical que una rosa plana).

La buttuercream puede conservarse fuera de la nevera (siempre que no haga muchísimo calor) durante tres días, aunque nunca ha durado tanto como para comprobarlo jaja, así que si la utilizamos para cupcakes o tartas esto es una ventaja, porque conseguiremos que no se seque el bizcocho.

 


 

 

Supongo que por las fotos ya imagináis cuál será la receta de la semana que viene… ¡cupcakes de vainilla! (¿hay alguien a quien aún no le ha quedado claro que me encanta la vainilla? jaja). Sin duda, y a pesar de que soy una amante del chocolate, se han convertido en mis favoritos por lo jugosos y suaves que son.

Recuerda que puedes seguirme en mis redes sociales (sobre todo Facebook e Instagram), donde comparto muchas más cosas que aquí, y en mi canal de YouTube.

Así que… ¡nos vemos en el próximo post!

🍰🍓SUSCRÍBETE 🍎🍧

Suscríbete al blog más creativo



_________________________