Recetas

Helado sin máquina: receta base

¡Hola mentes creativas!

Hoy vengo con un post veraniego y es que, aunque estemos aún en primavera, ya están subiendo (demasiado) las temperaturas.

Helado tcr.jpg

Reconozco que esto no me pone especialmente feliz (de hecho odio el calor y el verano) y que ahora comienza mi veranición (hibernación veraniega), pues lo que menos me apetece es despegarme del ventilador (es lo que tenemos los del norte, que nos subes de los 25ºC y nos asamos).

Odio el calor, sudar todo el día, levantarme pegajosa y con el pelo aplastado, los mosquitos (y el resto de insectos voladores)… La verdad que jamás entenderé a esas personas que les encanta tumbarse al sol cual lagartija horas y horas hasta que se ponen color conguito (o peor, color cangrejo). ¿NO TENÉIS CALOR?

Solo hay una cosa que me gusta del verano: ¡los helados!

La verdad es que yo como helado durante todo el año (sí, en invierno también, ¡me encanta!) pero en verano encuentras de todos los sabores y mezclas que quieras y prácticamente en cualquier sitio. Desgraciadamente el resto del año solo encuentras los típicos, así que un día rebuscando di con esta receta que he ido mejorando y transformando a mi gusto.

Se trata de la receta base para preparar helado de cualquier sabor: chocolate, vainilla, de oreo, M&M’s…

Es súper fácil de hacer y lo mejor es que ¡sólo necesitamos dos ingredientes! Además no nos hace falta ninguna máquina especial para hacer helado, con una batidora normal (si te ves con brazo suficiente para montar nata a mano, ¡adelante! jaja) lo haremos sin problema.

En un futuro post os enseñaré cómo hacer diferentes sabores de helado, aunque, con que veáis más o menos como se hace uno os podéis hacer a la idea de cómo modificarlo. ¡Vamos al lío!

 

Los ingredientes que vamos a necesitar para preparar esta receta de helado son:

200 ml de nata para montar con un mínimo de 35% de M.G. (también se llama crema para batir)

200 ml de leche condensada: será lo que le dé el dulzor a la mezcla. Si no sois excesivamente golosos y vais a comeros este helado sin modificar, yo pondría unos 160ml.

 

Y aquí el paso a paso:

 

Como veis es muy fácil y rápido de hacer y os aseguro que está delicioso.

¡Nos vemos en el próximo post!

Mousse de chocolate y nubes

¡Hola mentes creativas!

Hoy traigo una receta que hará las delicias de los más chocolateros de la casa. Y lo mejor, ¡que es facilísima!

Mousse TCR

 

Se trata de mi versión de la mousse de chocolate y nubes de Nigella Lawson. Cada vez que se acerca el verano se convierte en el capricho de fin de semana de nuestra casa. Y es que, al ser tan fácil de preparar y estar fresquita, apetece mucho.

 

La receta original tiene otras cantidades de ingredientes, pero al ir haciéndola he ido incorporando pequeñas modificaciones hasta alcanzar la receta que más me gusta a mi. Estas cantidades dan para 4 raciones medianas, pero os aseguro que no se os van a quedar cortas porque el sabor de esta mousse es bastante contundente.

 

He llegado a usar esta receta para hacer una tarta, haciendo más cantidad y poniendo una base de galletas. ¡Queda increíble! Aunque se puede considerar una mousse, realmente no es tan ligera, por lo que aguanta firme al cortarla y al estar fuera de la nevera (aunque no recomiendo que esté mucho tiempo). Cuanto más tiempo la mantengamos la mousse refrigerada, más densa se vuelve, por lo que recomiendo no dejarla más de dos días en la nevera sin comer.

Los ingredientes que vamos a necesitar para esta receta son:

125 gramos de chocolate negro: os recomiendo que sea de un 60% de cacao mínimo. Si no os gusta el chocolate negro, podéis cambiarlo por chocolate con leche, pero tendríais que variar la cantidad de nubes, pues quedaría una mousse excesivamente empalagosa.

75 gramos de nubes dulces (bombones, marshmallows…): suena raro, pero os juro que queda deliciosa.

30 ml de agua

30 gramos de mantequilla

200 ml de nata: para montar, con un mínimo de 35% de M.G.

 

Podéis incorporarle además otros ingredientes, como Lacasitos, M&M’s, frutos secos (os recomiendo las avellanas)… o, una vez hecha, añadirle fruta (con plátano va genial) o nata por encima. La verdad es que acepta casi de todo.

Aquí os dejo el paso a paso:

 

 

¡Nos vemos en el próximo post! 🙂

Nubes dulces caseras

¡Hola mentes creativas!

Nubes TCR

Hoy os traigo mi versión de la receta de nubes dulces de La Receta de la Felicidad .

La verdad es que desde que la vi hace un año tenía ganas de hacerla, pero siempre tenía alguna excusa. Pero como ahora me he metido en el mundo bloggero ya no hay excusa que valga.

Esta receta de nubes es de las más fáciles que he visto por la red, porque no necesita ingredientes raros como el corn syrup y ese tipo de ingredientes americanos que en España no se encuentran fácilmente (en sitios no especializados, quiero decir).

La gente se queda sorprendida cuando les dices que las has hecho tú (yo hasta que no empecé en el mundillo repostero no tenía ni idea que en casa podíamos hacer tantas cosas) y la verdad es que da satisfacción cuando comes algo que has preparado con tus manitas. Además tenemos el plus de que sabemos qué estamos comiendo, y nos libramos de todos esos conservantes y demás cosas extrañas que le ponen a las chuches.

Los ingredientes que vamos a necesitar para estas ricas nubes son:

400 gramos de azúcar normal: sí, sé que es un montonazo de azúcar, pero en mi defensa diré que salen nubes para un regimiento. Cuando vuelva a hacer la receta yo utilizaré la mitad de los ingredientes, porque en casa solo somos dos y solo mirar la pila de nubes que han salido me da empacho jaja

250ml de agua

20 gramos de gelatina neutra: yo la usé en láminas porque es la que tenía en casa, pero también se puede usar en polvo siguiendo los mismos pasos.

Azúcar glass y maizena: necesitaremos tanto como sea necesario. Los usaremos para «bañar» nuestras nubes y así evitar que se peguen entre ellas (entre ellas y tú, entre ellas tú, tu cocina, el vecino del cuarto, el panadero…). La mezcla es pegajosísisma, así que echad sin miedo. Si os gusta mucho el dulce podéis usar solo el azúcar glass y de igual forma, si no sois muy de dulce, podéis hacer mitad de azúcar y mitad de maizena, todo es ir probando cómo os gusta más.

Saborizante (opcional): yo usé sabor a chicle de Home Chef (yo lo encuentro en el Corte Inglés), pero podéis usar esencia de vainilla, o cualquier otro sabor que os guste (se admiten ideas para futuras nubes).

 

Y sin más os dejo con la receta:

 

 

¡Nos vemos en el próximo post!

Especial mug cakes: 5 días, 5 mug cakes

¡Hola mentes creativas!
Hoy os traigo un post muy especial y que tenía muchas ganas de hacer, visto el auge que están teniendo los mug cakes o, para que nos entendamos todos, bizcochos de microondas.

Voy a preparar cinco mug cakes diferentes (para todos los gustos, vamos), dos de los cuales se podrían considerar minitartas (ya que llevan su frosting y todo). Así que sin más os dejo con este megapost de bizcochos, ¡qué aproveche!

1. BIZCOCHO DE MICROONDAS BÁSICO

Mug cake básico TCR

 

Como su propio nombre indica, es la receta básica a partir de la cual salen el resto de mug cakes. Podemos darle todas las vueltas que queramos a la receta: cambiar azúcar normal por azúcar moreno para darle un sabor tostado, incorporar diferentes especias, frutos secos, trocitos de fruta, etc. Admite mil y una variantes, todas deliciosas.

Los ingredientes que necesitaremos para este mug cake son:
1 huevo: tamaño M
3 cucharadas de harina: de trigo. Para los celiacos podéis seguir la regla 2:1 que expliqué aquí
3 cucharadas de azúcar
1/4 de cucharada de polvo de hornear: más conocido como levadura Royal
3 cucharadas de leche
2 cucharadas de aceite de girasol o aceite vegetal: que no tenga sabor fuerte.

*Recordad que las cucharadas son medidas inglesas.

Aquí os dejo el vídeo de cómo se hace:

 

2. MUG CAKE DE CHOCOLATE 

Mug cake TCR

 

Este es sin duda uno de mis favoritos, ¡tiene un sabor a chocolate increíble! Si no lo hubiera hecho yo no me creería que solo se necesitan cinco minutos para hacerlo. Queda muy esponjoso y no tiene nada (¡NA-DA!) que envidiarle a un bizcocho en el horno. A mi me gusta al natural (solo bizcocho), pero podéis acompañarlo de nata montada, crema de cacao, una bola de helado…

Para este mug cake necesitaremos lo siguiente:

1 huevo: tamaño M.
2 cucharadas de harina: de trigo. Los celiacos podéis sustituirlo como os explico aquí.
1 cucharada de cacao puro en polvo: ya sabéis que yo uso Valor, que es el que más me gusta y el que más fácil se encuentra.
4 cucharadas de azúcar: esto va un poco en gustos. Si el cacao puro no te parece muy amargo puedes dejarlo en 3.
4 cucharadas de leche
2 cucharadas de aceite de girasol o aceite vegetal: que no tenga sabor fuerte.
1/4 de cucharada de polvo de hornear: más conocida como levadura Royal.

 

Y aquí os dejo el vídeo con la explicación:

 

3. RED VELVET MUG CAKE

Mug cake TCR

 

Aquí tenemos uno de los mug cakes que yo denominé minitartas en microondas, ya que no solo es bizcocho, si no que lo he acompañado de frosting de queso crema, que le da el toque diferente. Me encanta hacerlo cuando me quiero dar un capricho un poco más elaborado o cuando viene alguien inesperado a casa y quiero soprender: en menos de 10 minutos tengo lista una tarta individual y los ojos de la gente al verla (y al comerla)… ¡no tiene precio!

Los ingredientes que necesitamos para el bizcocho:

1 huevo: tamaño M
2 cucharadas de harina: de trigo. Los celiacos podéis usar la regla 2:1 que explico aquí.
3 cucharadas de azúcar
1/2 cucharada de cacao puro en polvo: yo uso Valor.
1/4 de cucharada de polvo de hornear: más conocida como levadura Royal.
2 cucharadas de leche
2 cucharadas de aceite de girasol o aceite vegetal
1/2 cucharada de vinagre de manzana
Colorante rojo: el necesario para que vuestra mezcla quede rojiza.

Para la crema necesitaremos:

25 gramos de mantequilla: que deberemos tener a temperatura ambiente.
50 gramos de azúcar glass: previamente tamizado.
50 gramos de queso crema: este debe estar bastante frío

 

Y aquí os dejo el vídeo de cómo se hace:

 

4. MUG CAKE VEGANO (SIN HUEVO NI LECHE)

Mug cake TCR

 

Continuamos con un mug cake adaptado a algunas intolerancias y opciones alimenticias. Se sustituye el huevo por plátano y la leche por agua, aunque con leche vegetal, como la de almendra, queda genial. Para hacerlo más healthy podemos cambiar también el azúcar por stevia (la cantidad cambia, por lo que tienes que ver las equivalencias que hace el fabricante con respecto al azúcar normal) y la harina normal por harina integral, añadiendo un poco más de agua o leche vegetal. Para los celiacos ya sabéis que podéis usar la regla 2:1 que expliqué aquí.

 

Los ingredientes que vamos a necesitar son:
1 plátano pequeño: nosostros usamos plátano de Canarias
2 cucharadas de harina
2 cucharadas de azúcar
1/4 de cucharada de polvo de hornear: más conocido como levadura Royal.
2 cucharadas de agua o leche vegetal (recomiendo leche de almendras)
2 cucharadas de aceite de girasol o aceite vegetal: que no tenga sabor fuerte.

 

El vídeo con el paso a paso:

 

5. CARROT CAKE EN MICROONDAS

Mug cake TCR

 

Terminamos este post con el último de esta serie de mug cakes. Se trata de otra de esas minitartas de las que os hablé, en concreto la típica carrot cake o tarta de zanahoria. Con esta receta ya no hay excusa: en 5 minutos tienes lista esta minitarta. Lo bueno es que al ser porción individual (o para compartir) no tienes que comerte 1kg de tarta (con sus consecuencias en la báscula, ejemmm) para «que no se eche a perder» o «es que me mira…» (¿las tartas miran? A mi si jaja).

En fin, los ingredientes para el bizcocho:

1 huevo: tamaño M
3 cucharadas de harina de trigo. Para los celiacos pincha aquí.
3 cucharadas de azúcar
1/4 de cucharada de polvo de hornear: la (mal)llamada levadura Royal
1/4 de cucharada de canela: en realidad esto va en gusto. A mi me gusta mucho, si no te gusta tanto o directamente no te gusta, disminuye la cantidad o sustitúyelo por otra cosa.
1 zanahoria pequeña rallada al gusto: a mi me gusta que se note y la rallo grande, pero si no os gusta así la podéis rallar finito y solo se verán motitas naranjas.
3 cucharadas de leche
2 cucharadas de aceite de girasol o aceite vegetal: que no tenga sabor fuerte.

Para el frosting de queso crema:

25 gramos de mantequilla: que tendrá que estar a temperatura ambiente. Para ello sácala un par de horas antes de la nevera (si estás en pleno agosto a 50ºC a la sombra con 5 minutos bastará, la cosa es que esté blandita pero no derretida).
50 gramos de azúcar glass: previamente tamizado.
50 gramos de queso crema: bien frío. No lo saques hasta que lo vayas a usar.

 

Y el vídeo explicativo:

 

 

Para no perderte ningún vídeo, suscríbete a mi canal 😉

Cake-pops para el Día del Padre

Hola mentes creativas!

Ponemos fin a la temática «papá» con estos cake-pops (traducidos al español como bizcobolas), una receta muy fácil y rápida y que nos ayuda a deshacernos de los restos de bizcocho que puedan quedar.

 

cake-pops creativerain

 

 

Pero… ¿qué son esos famosos cake-pops? Pues nada más y nada menos que una especie de chupa-chups de bizcocho. Se atribuye su invención a la bloggera  americana Bakerella, que decidió ponerle un palo a unos dulces ya existentes llamados cake-balls, y de ahí comenzaron a hacerse famosos por la decoración y las formas en que los hacía.

 

Lo bueno de los cake-pops es que se hacen con cosas muy asequibles y fáciles de encontrar, pero el resultado es estupendo.

Los ingredientes que necesitaremos para unos 30 cake-pops (dependerá del tamaño del que los queráis) son:

Un bote de crema de cacao con avellanas: nosotros usamos Nocilla porque nos gusta su consistencia para trabajarla. Además, esta marca tiene una variedad de almendras, que en nuestro caso nos viene genial pues en casa tenemos un alérgico a las avellanas.
130 gramos de harina: de trigo. El otro día me hicieron una pregunta por Facebook sobre recetas sin gluten y me di cuenta de que no estaba teniendo en cuenta esta intolerancia, así que tras investigar un poco sobre cómo convertir las recetas para las personas celiacas, esto es lo que por regla general encontré en blogs de recetas sin gluten:

  • Si optamos por cambiar la harina de trigo por una mezcla de Maizena (fécula de maíz) con harina de arroz, la proporción será  1:2. Es decir, que por cada cantidad x de Maizena, echaremos 2 de harina de arroz. En esta receta sería así: mezcla de 45 gramos de Maizena y 85 gramos de harina de arroz.
  • Si preferimos cambiar la harina de trigo por harina sin gluten, la cantidad será la misma, es decir, 130 gramos de harina sin gluten.

(No soy una experta en la materia ni mucho menos, así que si alguien sabe alguna manera mejor de adaptar las recetas que me deje un comentario aquí o por cualquier de mis redes sociales).

100 gramos de azúcar
1 yogur natural: también podéis usar de sabores si queréis darle otro toque a los cake-pops. A mi me encanta echarle yogur de plátano por la combinación que hace con el chocolate. Mmmmmm…
50ml de aceite de girasol: uso este porque no le da ningún sabor al bizcocho, como pasa por ejemplo con el aceite de oliva.
2 huevos: tamaño M.
1 cucharadita de polvo de hornear: la conocida levadura Royal. Para receta sin gluten aseguraros de que vuestra marca no tiene.
Cobertura de chocolate al gusto: nosotros mezclamos cake-pops de chocolate blanco y cake-pops de chocolate negro y los decoramos con lo que nos había sobrado intercambiando ambos chocolates. La cantidad dependerá del número de cake-pops que hagáis (y del tamaño) y de lo fina o gruesa que queráis la capa de chocolate (recomendamos dejarlo en un punto intermedio para que sea lo suficientemente perceptible pero sin hacer que no se note el sabor del bizcocho).

 

cake-pops creativerain

 

 

Aquí os dejo el vídeo de cómo se hacen:

 

 

Y no quería marcharme sin dejaros unos cuantos consejos de Alma de Objetivo Cupcake Perfecto a la hora de bañarlos en el chocolate para que no se os «suiciden».

 

¡Nos vemos en el próximo post!

 

 

🍰🍓SUSCRÍBETE 🍎🍧

Suscríbete al blog más creativo



_________________________