Cheesecake o tarta de queso (SIN HORNO)

¡Hola mentes creativas!

Esta semana inauguro una nueva serie de recetas y comienzo por una que no va a dejar indiferente a nadie: cheesecake o tarta de queso sin horno.

 

cheesecake

Como os decía, esta semana inauguro una nueva serie de recetas. Serán todas recetas sin horno y en versión individual y, por supuesto, muy fáciles. Obviamente podéis hacerlas en versión «grande» cambiando los tarritos por un molde, pero a mi siempre me resulta más cómodo hacer las recetas así para poder regalarlas. Para que podáis identificar las recetas de esta serie llevarán al final del título «(SIN HORNO)».

Comenzamos hoy por este cheesecake o tarta de queso americana porque es una receta muy básica que nos puede sacar de cualquier apuro. Además, al ser de queso, queda un postre para nada dulzón y con un sabor muy suave, ideal para las personas a las que no les gusta mucho el dulce.

El topping típico del cheesecake es el de fresa, pero podéis usar el sabor que más os guste (frambuesa, moras…) y si hacéis mermeladas caseras fijo que quedan de vicio. Lo mismo para las galletas, si tenéis unas favoritísimas poned esas en lugar de las María 😉

Y sin perder más el tiempo ¡vamos allá con la receta!

 

INGREDIENTES

  • 200 gramos de queso crema
  • 200 ml de nata para montar
  • 50 gramos de azúcar
  • 2 láminas de gelatina (+ agua para hidratarlas)
  • Galletas María
  • Mermelada o sirope de fresa

 

  1. Triturar un poco las galletas con ayuda de una batidora o un rodillo sin llegar a hacerlas polvo.
  2. Poner a hidratar las dos hojas de gelatina en un bol con agua fría.
  3. Poner a fuego medio el queso, la nata y el azúcar y remover hasta que se deshaga el queso sin que llegue a hervir. Incorporar la gelatina y remover hasta que se disuelva por completo. Quitaremos del fuego y colaremos la mezcla para asegurarnos de que queda fina.
  4. Para montar los vasitos pondremos una base de galletas trituradas y por encima echaremos muy despacio la mezcla de queso para no mover las galletas de la base. Meteremos a la nevera durante 1 hora para que se cuaje.
  5. Una vez haya cuajado ya podremos ponerle el topping de fresa y ¡listos!

 


 

cheesecake

 

Con esas cantidades os saldrá lo justo para 4 cheesecakes en tarritos de cristal. Si queréis hacer la versión tarta, la base de galletas la tenéis que hacer triturando las galletas del todo y mezclándolas con mantequilla para que os quede una base sólida, si no al cortarla se quedarán todas las galletas en el plato.

Podéis guardarlos durante 3-4 días en la nevera bien tapado para que no se reseque la parte de arriba y yo recomiendo sacarlos 15 minutos antes de comer para que esté muy cremoso.

El otro día me etiquetó una seguidora en el resultado de una de mis recetas y me hizo mucha ilusión así que ya sabes: si te animas a hacer alguna de mis recetas comparte una foto en tus redes sociales y etiquétame (Facebook, Instagram). Por supuesto no olvides suscribirte a mi canal de Youtube para no perderte ninguna vídeo-receta.  ❤❤❤

¡Nos vemos en el próximo post!

Suscríbete ahora al blog más creativo

Y jamás volverás a perderte ninguna de las recetas y DIYs que publico cada semana

Perfecto ¡Jamás volverás a perderte ningún nuevo post!

Mientras tanto, disfruta de los que ya tengo publicados.

🍰🍓SUSCRÍBETE 🍎🍧

Suscríbete al blog más creativo



_________________________