Helado sin máquina: receta base

¡Hola mentes creativas!

Hoy vengo con un post veraniego y es que, aunque estemos aún en primavera, ya están subiendo (demasiado) las temperaturas.

Helado tcr.jpg

Reconozco que esto no me pone especialmente feliz (de hecho odio el calor y el verano) y que ahora comienza mi veranición (hibernación veraniega), pues lo que menos me apetece es despegarme del ventilador (es lo que tenemos los del norte, que nos subes de los 25ºC y nos asamos).

Odio el calor, sudar todo el día, levantarme pegajosa y con el pelo aplastado, los mosquitos (y el resto de insectos voladores)… La verdad que jamás entenderé a esas personas que les encanta tumbarse al sol cual lagartija horas y horas hasta que se ponen color conguito (o peor, color cangrejo). ¿NO TENÉIS CALOR?

Solo hay una cosa que me gusta del verano: ¡los helados!

La verdad es que yo como helado durante todo el año (sí, en invierno también, ¡me encanta!) pero en verano encuentras de todos los sabores y mezclas que quieras y prácticamente en cualquier sitio. Desgraciadamente el resto del año solo encuentras los típicos, así que un día rebuscando di con esta receta que he ido mejorando y transformando a mi gusto.

Se trata de la receta base para preparar helado de cualquier sabor: chocolate, vainilla, de oreo, M&M’s…

Es súper fácil de hacer y lo mejor es que ¡sólo necesitamos dos ingredientes! Además no nos hace falta ninguna máquina especial para hacer helado, con una batidora normal (si te ves con brazo suficiente para montar nata a mano, ¡adelante! jaja) lo haremos sin problema.

En un futuro post os enseñaré cómo hacer diferentes sabores de helado, aunque, con que veáis más o menos como se hace uno os podéis hacer a la idea de cómo modificarlo. ¡Vamos al lío!

 

Los ingredientes que vamos a necesitar para preparar esta receta de helado son:

200 ml de nata para montar con un mínimo de 35% de M.G. (también se llama crema para batir)

200 ml de leche condensada: será lo que le dé el dulzor a la mezcla. Si no sois excesivamente golosos y vais a comeros este helado sin modificar, yo pondría unos 160ml.

 

Y aquí el paso a paso:

 

Como veis es muy fácil y rápido de hacer y os aseguro que está delicioso.

¡Nos vemos en el próximo post!

Picnic perfecto: ideas y consejos (II)

¡Hola mentes creativas!

Hace unos días os dije que iba a hacer una serie de posts relacionados con el tema pincic, aprovechando que ya llegaba el buen tiempo. En el primero ya os hablé sobre lo que tenemos que llevar a un picnic y hoy os traigo una serie de consejos sobre cómo elegir el lugar perfecto. ¡Vamos al lío!

 

Lo primero que tenemos que pensar es que tipo de picnic estamos pensando en hacer: romántico, familiar, tranquilo, con actividades… y a partir de ahí podemos elegir el sitio idóneo.

– Para picnics románticos os recomiendo lugares tranquilos, con poca afluencia de gente y que estén resguardados, para crear así una especie de «burbuja» y que nadie os moleste. Lo ideal en este caso es salir de la ciudad (si es que vives en una), porque los parques urbanos, por muy grandes que sean, no dejan de tener gran afluencia de personas.

– Para un picnic más familiar o activo la mejor opción son parques que tengan entretenimiento (canchas, columpios…), orillas de algún río o playa… en definitiva cualquier lugar que tenga actividades donde poder disfrutar todos, se tenga la edad que se tenga. Es recomendable, sobre todo si se va con niños, asegurarse de que hay cerca fuentes y baños.

– Recordad también que es una opción muy buena para celebraciones: barato y sin límite de gente. Un cumpleaños, una fiesta preboda, aniversarios, baby shower… Sólo tenéis que decirle a la gente hora y lugar y llevar unos cuantos aperitivos (como cakepops o estas galletas)  y bebidas. Podéis colgar guirnaldas temáticas, globos o pompones en las ramas de los árboles (luego quitadlos y dejadlo todo como estaba) o llevar diferente atrezzo para ambientar la zona y os quedará una fiesta de lo más original.

 

También tenemos que tener en cuenta qué tipo de personas vais a celebrar el picnic: no es lo mismo que seáis todos adultos a que vayas a celebrar un cumpleaños infantil. Siempre que vayáis con niños hay que asegurarse de que el terreno no tenga muchas piedras (para evitar caídas) ni tenga peligros alrededor (carreteras, ríos caudalosos, barrancos…). Así estaréis más tranquilos y disfrutaréis más.

 

Por último os dejo unas recomendaciones que debéis tener en cuenta:

– Elegid un sitio con sombra cerca, sobre todo si es verano. No os expongáis demasiadas horas al sol, sobre todo a mediodía, para evitar insolaciones.

– Aseguraos de que se puede hacer un picnic en el sitio que habéis elegido. No os vayáis al campo y plantéis el mantel en el primer lugar que veáis, puede que sea un lugar privado (incluso un coto de caza) o protegido. Hay muchos sitios habilitados para estas cosas en todos los sitios, solo tenéis que hacer unas cuantas búsquedas en Internet o preguntar en alguna Oficina de Turismo. Además, estas zonas suelen disponer de papeleras y fuentes, por lo que harán más cómoda la experiencia.

– Debéis aseguraros de si se aceptan mascotas antes de llevarlas, pues en muchas playas y parques está prohibida la entrada a animales. Aún si está permitido no olvides llevar la correa y echarle un ojo de vez en cuando si la dejas suelta para evitar accidentes.

 

 

Mousse de chocolate y nubes

¡Hola mentes creativas!

Hoy traigo una receta que hará las delicias de los más chocolateros de la casa. Y lo mejor, ¡que es facilísima!

Mousse TCR

 

Se trata de mi versión de la mousse de chocolate y nubes de Nigella Lawson. Cada vez que se acerca el verano se convierte en el capricho de fin de semana de nuestra casa. Y es que, al ser tan fácil de preparar y estar fresquita, apetece mucho.

 

La receta original tiene otras cantidades de ingredientes, pero al ir haciéndola he ido incorporando pequeñas modificaciones hasta alcanzar la receta que más me gusta a mi. Estas cantidades dan para 4 raciones medianas, pero os aseguro que no se os van a quedar cortas porque el sabor de esta mousse es bastante contundente.

 

He llegado a usar esta receta para hacer una tarta, haciendo más cantidad y poniendo una base de galletas. ¡Queda increíble! Aunque se puede considerar una mousse, realmente no es tan ligera, por lo que aguanta firme al cortarla y al estar fuera de la nevera (aunque no recomiendo que esté mucho tiempo). Cuanto más tiempo la mantengamos la mousse refrigerada, más densa se vuelve, por lo que recomiendo no dejarla más de dos días en la nevera sin comer.

Los ingredientes que vamos a necesitar para esta receta son:

125 gramos de chocolate negro: os recomiendo que sea de un 60% de cacao mínimo. Si no os gusta el chocolate negro, podéis cambiarlo por chocolate con leche, pero tendríais que variar la cantidad de nubes, pues quedaría una mousse excesivamente empalagosa.

75 gramos de nubes dulces (bombones, marshmallows…): suena raro, pero os juro que queda deliciosa.

30 ml de agua

30 gramos de mantequilla

200 ml de nata: para montar, con un mínimo de 35% de M.G.

 

Podéis incorporarle además otros ingredientes, como Lacasitos, M&M’s, frutos secos (os recomiendo las avellanas)… o, una vez hecha, añadirle fruta (con plátano va genial) o nata por encima. La verdad es que acepta casi de todo.

Aquí os dejo el paso a paso:

 

 

¡Nos vemos en el próximo post! 🙂

Picnic perfecto: ideas y consejos (I)

¡Hola mentes creativas!

Se acerca el verano y, con él, el calor, por lo que es la época ideal para cambiar un poco la rutina y salir a comer o merendar fuera y disfrutar del aire libre. Y qué mejor manera de hacerlo que preparando un maravilloso picnic.

Picnic TCR

En estas semanas escribiré varios post sobre cómo organizar un picnic, con consejos e ideas. Aquí empezamos el primero, con uno de los temas más importantes:

QUÉ LLEVAR A UN PICNIC

Lo primero que se pregunta uno cuando decide hacer un picnic es: ¿y qué tengo que llevar? La verdad es que esto depende un poco de cada persona y del tipo de picnic que vayamos a hacer: no es lo mismo hacer un picnic de desayuno que uno a la hora de la comida. Pero si que hay una serie de cosas comunes a todos los picnics:

Una manta: es lo más característico de un picnic. Puedes usar una manta o mantel normal, aunque hay mantas especiales de picnic con un lado impermeable para evitar que, si la hierba está húmeda, traspase el agua. Nosotros tenemos esta, que para dos personas está bastante bien.

Cesta/mochila: es otra de las imágenes que se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en un picnic: la típica cesta de mimbre. Aunque las hay preciosas, suelen ser caras y no aptas para todos los medios de transporte. Nosotros solemos ir al lugar del picnic en bici por lo que nos resulta más cómodo llevar una mochila.

Bolsa isotérmica: para mantener la bebida y las frutas frescas es importante hacerse con una de estas. También podemos utilizar una nevera portátil, aunque suelen ser más pesadas y no podremos transportarlas cómodamente en bicicleta.

Comida y bebida: esto dependerá de la hora del día, aunque yo siempre incluyo algo salado, algo dulce y fruta, sea la hora que sea. Por ejemplo para un desayuno podemos llevar café en un termo (o agua junto con unas bolsitas de té), zumo, unas cookies con chips de chocolate, pan y queso. Para comidas y cenas incluiremos más comida, aunque siempre ligera y fácil de comer y transportar (evitemos platos de cuchara y carnes que haya que comer con cuchillo y tenedor), como ensaladas, pasta, tortilla…

Agua: es sumamente importante mantenernos bien hidratados y llevaremos tanta agua como sea necesario. Es interesante, además, elegir un lugar con fuentes (aseguraos de que es agua potable), lo que evitará que tengamos que cargar varias botellas de agua.

Platos, vasos y cubiertos: intentaremos tener que utilizarlos lo menos posible para estar más cómodos. Nosotros recomendamos que no sean de cristal, pues pueden romperse en el transporte. La línea Kalas de Ikea nos parece ideal. Cuando llevemos quesos y embutidos podemos optar por llevarlos ya cortados o incluir en nuestra mochila un cuchillo.

Servilletas: mejor de tela para evitar dejar desperdicios.

Una bolsa para residuos: por favor, si vas de picnic, no dejes basura en el lugar. Para ello llevaremos una bolsa donde meter todos los desperdicios y tirarlos en una papelera. Recoge los envases, papeles, botellas, cristales… y deja en sitio tal como lo encontraste. En verano se producen muchos incendios por culpa de estos descuidos. Si quieres seguir disfrutando de la naturaleza, CUÍDALA.

Protección solar y contra insectos: también tenemos que cuidar nuestra piel. Media hora antes de exponerte al sol ponte crema y lleva el bote si vas a estar muchas horas para reaplicarte. Tu piel, en un futuro, te lo agradecerá. En nuestra mochila no falta tampoco spray repelente de mosquitos.

Entretenimiento: es totalmente subjetivo. Puede que nos guste estar en la naturaleza tumbados sin más o puede que prefiramos algo de actividad. Unas raquetas, cartas, un balón… harán que nuestra experiencia sea mucho más divertida. Si vamos con niños este punto es muy importante, pues no entienden «cómo mamá y papá pueden estar horas tomando el sol sin moverse». Por su bien (y por el vuestro), llevad juegos y enseñadles que la naturaleza es maravillosa aunque no tenga enchufes.

 

En próximas entradas os hablaré de más consejos e ideas para disfrutar de esta actividad al máximo. Para no perdértelas suscríbete al blog. Además  te recuerdo que puedes suscribirte a mi canal de YouTube para ver mis recetas y manualidades.

¡Nos vemos en el próximo post!

 

 

Nubes dulces caseras

¡Hola mentes creativas!

Nubes TCR

Hoy os traigo mi versión de la receta de nubes dulces de La Receta de la Felicidad .

La verdad es que desde que la vi hace un año tenía ganas de hacerla, pero siempre tenía alguna excusa. Pero como ahora me he metido en el mundo bloggero ya no hay excusa que valga.

Esta receta de nubes es de las más fáciles que he visto por la red, porque no necesita ingredientes raros como el corn syrup y ese tipo de ingredientes americanos que en España no se encuentran fácilmente (en sitios no especializados, quiero decir).

La gente se queda sorprendida cuando les dices que las has hecho tú (yo hasta que no empecé en el mundillo repostero no tenía ni idea que en casa podíamos hacer tantas cosas) y la verdad es que da satisfacción cuando comes algo que has preparado con tus manitas. Además tenemos el plus de que sabemos qué estamos comiendo, y nos libramos de todos esos conservantes y demás cosas extrañas que le ponen a las chuches.

Los ingredientes que vamos a necesitar para estas ricas nubes son:

400 gramos de azúcar normal: sí, sé que es un montonazo de azúcar, pero en mi defensa diré que salen nubes para un regimiento. Cuando vuelva a hacer la receta yo utilizaré la mitad de los ingredientes, porque en casa solo somos dos y solo mirar la pila de nubes que han salido me da empacho jaja

250ml de agua

20 gramos de gelatina neutra: yo la usé en láminas porque es la que tenía en casa, pero también se puede usar en polvo siguiendo los mismos pasos.

Azúcar glass y maizena: necesitaremos tanto como sea necesario. Los usaremos para «bañar» nuestras nubes y así evitar que se peguen entre ellas (entre ellas y tú, entre ellas tú, tu cocina, el vecino del cuarto, el panadero…). La mezcla es pegajosísisma, así que echad sin miedo. Si os gusta mucho el dulce podéis usar solo el azúcar glass y de igual forma, si no sois muy de dulce, podéis hacer mitad de azúcar y mitad de maizena, todo es ir probando cómo os gusta más.

Saborizante (opcional): yo usé sabor a chicle de Home Chef (yo lo encuentro en el Corte Inglés), pero podéis usar esencia de vainilla, o cualquier otro sabor que os guste (se admiten ideas para futuras nubes).

 

Y sin más os dejo con la receta:

 

 

¡Nos vemos en el próximo post!

🍰🍓SUSCRÍBETE 🍎🍧

Suscríbete al blog más creativo



_________________________